El reloj es la herramienta que se utiliza para medir el tiempo, hay varios tipos de mecanismos para los relojes:


Reloj de cuarzo (pila): El reloj de cuarzo es un reloj electrónico que se caracteriza por poseer una pieza de cuarzo que sirve para generar los impulsos necesarios a intervalos regulares que permitirán la medición del tiempo. El cuarzo se corta habitualmente en forma de lámina y se introduce en un cilindro metálico; este tiene por función la protección del mineral. Porque vibre el cristal de cuarzo, debe ser alimentado por un campo eléctrico oscilante generado por un circuito electrónico.

La electricidad necesaria para activar el cuarzo la suministra la pequeña pila eléctrica que se monta en el interior de la caja del reloj.

Reloj automático: Un reloj automático es, básicamente, un reloj mecánico que tiene la capacidad de darse cuerda a sí mismo con el movimiento del brazo de su propietario, por lo que hace innecesaria la operación manual de dar cuerda.

Esto es posible gracias a un rotor que gira alrededor de un pivote, que, mediante la oscilación (Instalación del brazo en movimiento) actúa sobre el mecanismo de carga del muelle.

Reloj mecánico (de cuerda): Un reloj mecánico es un tipo de reloj que utiliza un procedimiento mecánico para medir el paso del tiempo. El motor suele ser un muelle o resorte (también llamado resorte principal) que acumula energía. Normalmente es una lámina de metal que se enrolla sobre sí misma, acumulando la energía que mueve a todo el mecanismo. Al proceso de enrollar el muelle se le llama dar cuerda, o más propiamente, remontuar, lo que en los relojes mecánicos más simples se debe hacer periódicamente.